EL RÍO DE SANTA EULÀRIA

Bajo el Pont vell, Pep Xomeu observa con alegría y cierta nostalgia cómo el río vuelve a brotar con fuerza, después de más de medio siglo.  Un hecho singular que se recoge en el documental audiovisual Aigua Viva! (volum 2): Vendes, pous i fonts de Santa Eulària des Riu.

Se trata del único cauce fluvial de todas las Baleares y transcurre unos 17 kilómetros por lugares como Sant Miquel de Balansat o Santa Gertrudis de Fruitera y recoge, tanto afguas subterráneas como la que vierten algunos torrentes como el de lLbritja o el de Els Ierns o el de Besora (en Sant Antoni de Portmany).

Ya en el siglo X, los árabes, que llamaban a este territorio Xarc, lo convirtieron en una importante área de regadío. A mitad del siglo XX, coincidiendo con el inicio de la industria turística en la isla, hubo una sobreexplotación de los acuíferos y el río se seca. Solo lleva agua tras fuertes precipitaciones, como es el caso.

En sus alrededores se encontraban zonas de regadío que llegaban hasta Es canar. Tanto púnicos como romanos aprovecharon su fértil ribera para cultivar olivos y viñedos. Incluso molinos harineros movidos por el impulso del río

Aunque en los últimos años, ha proliferado una numerosa colina de patos, los humedales del cauce proporcionan una importante riqueza ecológica y allí se reproducen especies animales como la lechuza, la rana, la musaraña, el martín pescador, la garza real o el cernícalo. También cuenta con especies vegetales como el junco, el arrayán, la adelfa, la zarza o los cañaverales.

Casi circundado por el río, el Puig de Missa se eleva, imponente y de un blanco radiante la iglesia-fortaleza, erigida tras los continuos saqueos por parte de desembarcos corsarios de Turquía y el Magreb

Muy cerca del Pont vell, a los pies del Puig de Missa, se encuentra Can Planetes, el Centro de interpretación del Río de Santa Eulària. Una antigua casa tradicional ibicenca que alberga un molino de agua.

 

Ibiza-Click.com

EL PORTAL DE CULTURA Y OCIO MÁS VISITADO DE IBIZA

 

Bajo el Pont vell, Pep Xomeu observa con alegría y cierta nostalgia cómo el río vuelve a brotar con fuerza, después de más de medio siglo.  Un hecho singular que…