LO QUE QUEDA DEL FUEGO. JEAN-MARIE BAROTTE

barotte1La exposición Lo que queda del fuego, de Jean-Marie Barotte puede verse en el Club Diario de Ibiza hasta el 20 de agosto.

No es extraño que la obra plástica del artista se  inspire en la filosofía y la poesía si tenemos en cuenta que su verdadera vocación y trabajo es el teatro. Una profesión a la que se dedicó durante 20 años de la mano del mítico director Tadeusz Kantor.

Su impacto sobre Barotte fue tal que, cuando el director falleció, el artista dejó la interpretación porque no encontraba un proyecto interesante en el que involucrarse. Surge así un nuevo horizonte, la pintura. Un arte que parece necesitar menos formación que la de actor, y está tan de moda en esta Ibiza  chic. Pero el mismo artista reconoce sus limitaciones cuando explica: «Trabajo con todo tipo de materiales salvo el óleo, que me presenta problemas técnicos.  Compongo el cuadro rápidamente y el óleo requiere una espera que no va con mi manera de trabajar». Pienso que se refiere a la forma indirecta de esta técnica a base de sutiles veladuras, porque la técnica directa, usada por impresionistas, es igual de rápida que el acrílico pero mucho más rica en su color.

Cierto que químicamente es difícil de mezclar con cenizas o pigmentos de café o té utilizados por este actor-pintor. Pintar al óleo no sólo es más complicado en cuanto técnica sino mucho más oneroso económicamente. Debe ser de buena calidad, tanto en pigmentos como en aceite de linaza; para limpiar no basta el agua del grifo, sino esencia de trementina; tampoco se diluye con agua sino con barniz danmar, aceite de lino y esencia de trementina. Por no hablar del olor que impregna el estudio, y mucho más si se pinta en una habitación de casa. A cambio, el óleo garantiza colores vibrantes, intensidad espacial en la superposición de capas, untuosidad materica y brillo natural en el acabado.

Barotte utiliza también ceniza que simboliza «la combustión de la propia densidad material, la introspección hacia la raíz misma de la sensación de existir». Que este artista es culto es obvio, dada su formación teatral, pero la pintura no es poesía ni filosofía escrita, emana del cuadro intrínsecamente, va unida a cada pincelada y cada degradación de color.

Los cuadros más logrados en esta exposición son los de pequeño formato ya que la pincelada y gesto pierden rotundidad al agrandar el soporte.  Hay un predominio del negro, resultado de la influencia de pintores del grupo español El Paso. Un color elegante que nunca falla a la hora de decorar las paredes del hogar.

 

Victoria E Arenal

 

Ibiza-Click.com

 

EL PORTAL DE CULTURA Y OCIO MÁS VISITADO DE IBIZA

 

La exposición Lo que queda del fuego, de Jean-Marie Barotte puede verse en el Club Diario de Ibiza hasta el 20 de agosto. No es extraño que la obra plástica…